El pasado 24 de julio en el marco de la Jornada de Actualización ¿Qué hay de nuevo en tecnología de pulverización? organizada por la Regional Laboulaye de Aapresid,  Esteban Bilbao, miembro de AAPPCE, brindó una charla sobre monitoreo de malezas y nuevas tecnologías.

El enfoque de la misma estuvo puesto en la importancia y metodología del monitoreo de malezas dentro de un marco de las Buenas Prácticas Agrícolas, y mediante las posibilidades de las nuevas herramientas de gestión y reconocimiento de adversidades, en particular a partir de una relatoría desde la experiencia Milar.

A continuación compartimos los principales ejes trabajados, los cuales en gran parte fueron tomados de los protocolos de monitoreo de relevamiento de información consensuados en AAPPCE. Estos puntos, modo de preguntas, sientan las bases de una correcta planificación del trabajo de monitoreo para un eficiente y responsable trazado de estrategias de control.

¿Qué es el  monitoreo?

Es la labor destinada a estimar la abundancia y distribución de las plagas, malezas, enfermedades como también de sus enemigos naturales a través de muestreos periódicos.

¿Por qué monitorear?

Porque debemos tomar las decisiones con fundamento en información (datos) tanto en cantidad como en calidad, al igual que lo hacemos para tomar todo tipo de otras decisiones, inversiones, etc.

¿Qué debemos lograr al monitorear?

Detectar la presencia y/o abundancia de malezas:  reunir información que permita la toma de decisiones , proveer de datos para construir la “historia” del lote sobre las cuales se podrán diseñar acciones de largo plazo, detectar el ingreso de especies invasoras, en lote y alrededores, proveer de bases para la agricultura de precisión y el manejo sitio específico de insumos.

¿Cómo debo recorrer un lote?

Idealmente debe realizarse en W, o adaptando el recorrido a la forma del lote

¿Cuántas veces me detengo?, ¿qué tamaño debe tener la muestra?

Número de muestras: 1 cada 10 Has (mínimo 6, máximo 10).

Tamaño de muestra: observación de 10 m2 (1.8 m de radio )

¿Para qué registrar la información observada?

Para poder tener una visión global del lote al finalizar un monitoreo, para poder realizar el seguimiento y evaluar la evolución del mismo, ver la película, no solamente una foto.

¿Qué registrar?

  • Especies presentes
  • Abundancia (o cobertura verde) total e individual por maleza
  • Tamaño (estadio fenológico)
  • Estado (referido a condiciones pos aplicación)
  • Humedad edáfica
  • Distribución.

¿Cuáles son los límites y posibilidades de las herramientas disponibles?

Las herramientas disponibles son muy variadas, hoy en día muy orientadas a la dimensión tecnológica, tales como las aplicaciones (App) de monitoreo de cultivos. Estas, en general, son pagas y contribuyen a registrar de forma más ágil como también de disponer de esta información desde cualquier tiempo y lugar, sin estar dependiendo de tener nuestra “libreta de campo” a mano. Entre otras, pueden nombrarse a SIMA, Lares 2.0 o Garage agro.

Hay otras que también nos dan herramientas para el monitoreo como Sacha de Milar SRL, la cual es gratuita y mide cobertura verde total. A su vez, permite enviar alertas de malezas resistentes a la Rem de AAPRESID, y realizar consultas a especialistas para el reconocimiento de malezas desde lote.

En particular, AAPPCE está desarrollando su propia App de monitoreo adaptada a la metodología de monitoreo, de forma consensuada entre empresas de asesoramiento, ensayos y monitoreo de todo el país. Esta sinergia de actores claves, le brinda una visión y adaptación más amplia de las disponibles en el mercado.

¿El determinismo tecnológico no es bueno?

Es necesario que no olvidemos que la herramienta más potente e importante con la que contamos es nuestra mente y el criterio agronómico que desarrollemos, debemos aprovechar y utilizar las herramientas disponibles, pero no hay que esclavizarse a ellas.

A la hora de pensar una estrategia de manejo de malezas es necesario volver a las preguntas adecuadas: ¿de qué cultivo vengo?, ¿a qué cultivo voy?, ¿cómo son mis lotes?, ¿cuál es su historia?, ¿en qué momento del año estoy?, ¿qué malezas tengo en el lote? y muchas más.

Por último, para la planificación, es necesario el uso alternado de todas las herramientas disponibles, y tener bien claro que las malezas las manejamos entre todos.